La Justicia argentina investiga posibles vínculos con el terrorismo internacional de un avión sancionado por EE.UU. que está retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, y a cuyos tripulantes —5 iraníes y 14 venezolanos— se les ha impedido por “tiempo indeterminado” la salida del país.

El avión Boeing 747 Dreamliner, en configuración “cargo”, matrícula YV3531, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa). Ambas empresas están sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros y Sanciones del Departamento del Tesoro de EE.UU., según reportes judiciales y de la oposición política argentina.

La aeronave ingresó a Argentina el 6 de junio pasado con una carga proveniente de México, previa escala en Venezuela, con destino al aeropuerto Ezeiza. Y el miércoles despegó hacia Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino porque Uruguay no habilitó su aterrizaje, según informaron los organismos intervinientes a la Justicia.

En Argentina, las petroleras no cargaron combustible al avión por temor a las sanciones de EE.UU.

A la vuelta, el Gobierno argentino inmovilizó el avión en el Ezeiza y les retuvo el pasaporte a los cinco tripulantes iraníes, lo que se dio a conocer el sábado pasado, luego de que diputados de la oposición realizaran un pedido de informes al Poder Ejecutivo sobre el ingreso y circulación de este vuelo.

Investigan nexos con terrorismo

La Justicia argentina investiga desde esta semana, bajo secreto de sumario, los vínculos de la tripulación con el terrorismo internacional.

El juez Federico Villena, a cargo del Juzgado Federal Criminal y Correccional de Lomas de Zamora 1, decidió mantener retenidos los pasaportes de los iraníes Mohammad Khosraviaragh, Gholamreza Ghasemi, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi y de los 14 venezolanos por “tiempo indeterminado”, según informaron a Efe fuentes judiciales.

Todos ellos se encuentran alojados en un hotel cercano al aeropuerto.

El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, señaló este lunes que uno de los nombres de los tripulantes, Gholamreza Ghasemi, “coincide” con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, definida por Estados Unidos como organización terrorista.

Fernández explicó que, sin embargo, ninguno de los tripulantes contaba con alertas rojas ni ningún tipo de restricción de ingreso a Argentina.

Fotografía de un vehículo policial frente a un hotel donde se encuentran los cinco iraníes tripulantes de un avión sancionado por los Estados Unidos, hoy, en la localidad de Canning Ezeiza (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Fotografía de un vehículo policial frente a un hotel donde se encuentran los cinco iraníes tripulantes de un avión sancionado por los Estados Unidos, hoy, en la localidad de Canning Ezeiza (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni (Juan Ignacio Roncoroni/)

Y que «con posterioridad al ingreso”, las autoridades de ese país recibieron información de organismos internacionales que “advertían acerca de la pertenencia por parte de parte la tripulación a empresas relacionadas con la Fuerza Quds», una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Fernández también reconoció este martes que la inteligencia de Paraguay había alertado sobre la aeronave, pero respondió que Argentina tuvo la información hasta el «lunes por la tarde y el avión ya estaba en Ezeiza».

Salió de Paraguay con cigarrillos

González indicó que el avión estuvo en Paraguay entre el 13 y el 16 de mayo pasados con 18 tripulantes (7 iraníes y 11 venezolanos); que aterrizó en el aeropuerto Guaraní, que sirve a la localidad de Ciudad del Este, fronteriza con Brasil y Argentina, y que partió con rumbo a Aruba con una carga de cigarrillos de la empresa Tabacalera del Este.

El titular del Interior explicó que tuvieron posteriormente información de que la nave pertenece a una aerolínea sancionada por EE.UU. y afirmó que ese país suministró informes de que los tripulantes iraníes «formaban o forman parte» de un grupo que es considerado terrorista por Washington.

El ministro agregó que, después de haber estado en Paraguay, “se les negó el permiso de sobrevuelo” en dos oportunidades, e informó este martes que dos funcionarios de la autoridad aeronáutica de Paraguay fueron separados del cargo a raíz del caso. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.