Las fuerzas rusas bombardearon un centro comercial en Kiev y, por primera vez en 26 días de guerra, viviendas en Odesa, dos puntos estratégicos en el mapa de la ofensiva rusa junto a Mariúpol, ciudad portuaria a la que intentó obligar sin éxito a rendirse tras más de dos semanas de asedio.

En la capital, al menos ocho personas murieron en un bombardeo anoche de un centro comercial que también destruyó seis viviendas en el distrito de Podilsk, en el que hay dos escuelas y dos guarderías, dijo en Telegram el alcalde, Vitali Klitschko.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashénkov, afirmó que el centro comercial servía de almacén para lanzacohetes y munición, y estaba inoperativo, por lo que fue destruido por «armas de largo alcance de alta precisión».

Los bomberos ucranianos trabajan entre los escombros del centro comercial Retroville, un día después de que las fuerzas rusas lo bombardearan en un distrito residencial en el noroeste de la capital ucraniana, Kiev, el 21 de marzo de 2022. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

Los bomberos ucranianos trabajan entre los escombros del centro comercial Retroville, un día después de que las fuerzas rusas lo bombardearan en un distrito residencial en el noroeste de la capital ucraniana, Kiev, el 21 de marzo de 2022. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

Klitschko decretó seguidamente un toque de queda de 35 horas en la capital y su área metropolitana.

Kiev, el principal objetivo

Pese a la falta de avances, Kiev sigue siendo el “principal objetivo militar” de Rusia, indicó hoy el Ministerio de Defensa británico, que afirmó que el grueso de las tropas rusas se han estancado a más de 25 kilómetros de la capital.

En el flanco sureste y sur, las fuerzas navales rusas continúan “bloqueando la costa ucraniana y lanzando ataques con misiles contra objetivos ucranianos”, según la inteligencia militar británica.

El control de la costa ucraniana es esencial para Rusia en su objetivo de establecer un corredor terrestre desde el Donbás a la anexionada península de Crimea, pasando por Mariúpol (mar de Azov).

Este lunes el buque de desembarco «Orsk», de la Flota del Mar Negro de la Armada rusa, atracó en el puerto de Berdiansk, ciudad controlada por Rusia y a tan solo 77 kilómetros de Mariúpol.

Llegó con una carga de equipamiento bélico para reforzar la agrupación militar rusa.

Ataques en Odesa

Este lunes por primera vez en lo que va de guerra la estratégica ciudad portuaria de Odesa -de 990.000 habitantes-, sufrió bombardeos contra edificios residenciales con artillería disparada desde el mar, señaló la Alcaldía en Telegram.

“Son edificios residenciales donde vive civiles. Que lo sepan los rusos enajenados, a quienes los dirigentes de su país les dicen que aquí no pasa nada de esto”, afirmó el alcalde, Gennady Trukhanov.

«No dejaremos Odesa y lucharemos por nuestra ciudad», recalcó.

Hasta ahora la región de Odesa sufrió ataques de misiles desde barcos rusos cerca de Tuzla, al oeste de la ciudad asediada, y dañó infraestructuras críticas, pero no había atacado viviendas.

Forzar la rendición en Mariúpol

En Mariúpol, donde Rusia aseguró el viernes que las milicias separatistas de Donetsk combaten en la ciudad con los “nacionalistas” ucranianos, Rusia intentó hoy obligar al Ejército ucraniano a rendirse.

El Ministerio de Defensa de Rusia dio dos horas este lunes a las fuerzas ucranianas y «mercenarios extranjeros» para que abandonaran la ciudad sin armas ni municiones, después de que el asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, Oleksiy Arestovych, admitiera que Ucrania no tiene posibilidad de enviar refuerzos.

El intento infructuoso llegó aún cuando el líder de los separatistas de Donetsk, Denís Pushilin, consideraba hoy mismo que la toma de la ciudad «no es un asunto de dos o tres días, ni siquiera de una semana».

La ministra para la Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados de Ucrania, Iryna Vereshchuk, rechazó una rendición, y respondió a Rusia que, «en lugar de perder el tiempo en 8 páginas de cartas, simplemente abra un corredor» humanitario.

Según Vereshchuk, hasta ahora 45.000 personas han logrado abandonar la asediada ciudad, donde aún unos 350.000 ciudadanos intentan sobrevivir el asedio sin electricidad, calefacción y agua.

La Cruz Roja dijo hoy que sigue sin tener acceso a la ciudad ucraniana de Mariúpol.

El comandante del regimiento de Azov, creado en 2014 en Mariúpol, Denís Prokopenko, señaló a CNN que el número de civiles fallecidos en la ciudad en lo que va de guerra asciende a más de 3.000. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.