Al menos 167 personas han muerto y otras 110 están desaparecidas por los devastadores efectos de la tormenta tropical Megi, que arrasó la parte central y meridional de las islas Filipinas, según el último informe publicado este sábado por las autoridades.

En su último recuento, el Consejo Nacional para la Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres indica además que el temporal, que golpeó el archipiélago el 10 y el 11 de abril, ha afectado a más de 1,9 millones de personas.

La provincia más afectada fue la de Leyte, donde las avalanchas de tierra sepultaron varias localidades, especialmente las de Baybay y Abuyog, donde los equipos de emergencia siguen las labores de excavación sin apenas esperanzas de encontrar a nadie más con vida.

Las imágenes difundidas de la tragedia muestran aldeas enteras, a los pies de las montañas, enterradas bajo el lodo y las riadas.

Imagen de esta semana de los daños causados en Filipinas por la tormenta Megi. EFE/EPA/CYRIL E. MONTERO

Imagen de esta semana de los daños causados en Filipinas por la tormenta Megi. EFE/EPA/CYRIL E. MONTERO (CYRIL E. MONTERO/)

Las 580 riadas y los 89 corrimientos de tierra dejaron inutilizados nueve puentes y 69 tramos de carretera, dañaron casi 10.000 viviendas y han destrozado campos de cultivo por valor de más de 242 millones de pesos (4,6 millones de dólares o 4,3 millones de euros).

La tormenta tropical Megi, bautizada en Filipinas como Agaton, entró el domingo día 10 por la costa este del país en dirección noroeste, causando inundaciones y corrimientos de tierra en los archipiélagos de Bisayas y Mindadao, en el centro y sur del país.

Megi es la primera gran tormenta que azota en 2022 al país, propenso a los desastres, y que registra un promedio de 20 tifones cada año.

Esta tormenta, que golpeó a este país de mayoría católica antes de la celebración de Semana Santa, sorprendió a las autoridades, que habían declarado la alerta mínima antes de que tocara tierra.

En diciembre, el tifón Rai, el más poderoso en llegar a Filipinas el año pasado, dejó al menos 409 víctimas mortales; mientras que el tifón Haiyán, el mayor que ha tocado tierra, provocó en noviembre de 2013 unas 7.000 muertes. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.