Once pasajeros de un tren que permanece secuestrado por hombres armados en Nigeria desde finales de marzo pasado han sido puestos en libertad, entre ellos seis mujeres y cinco hombres, confirmaron los mediadores de las negociaciones.

Según difundió este domingo el diario local The Guardian, la liberación se produjo este sábado y las víctimas fueron trasladadas a la capital del país, Abuya.

Aunque las circunstancias del suceso son poco claras, se estimaba que aún quedaban en el tren algo más de sesenta pasajeros cautivos.

El ataque se produjo el 28 de marzo pasado contra un ferrocarril que había salido de Abuya y se dirigía a la ciudad de Kaduna (capital del estado homónimo) con unos 360 pasajeros.

Los atacantes presuntamente usaron explosivos que colocaron en la vía ferroviaria para hacer descarrilar el tren, antes de acercarse a los vagones y disparar con armas de fuego.

Ataque a iglesia en Nigeria dejó 21 muertos

Inicialmente, la estatal Corporación de Ferrocarriles de Nigeria (NCR) confirmó que se desconocía el paradero de 168 pasajeros y se produjo la muerte de otros ocho.

Transcurridos más de setenta días, las operaciones de negociación y rescate continúan en la zona y el presidente del país, Muhammadu Buhari, reconoció en mayo pasado que se trata de una situación delicada por el temor a que los asaltantes maten a sus rehenes.

Los estados del centro y noroeste del Nigeria sufren ataques incesantes por parte de “bandidos” -término usado en el país para nombrar a las bandas criminales que cometen este tipo de asaltos- y secuestros masivos para obtener lucrativos rescates.

La violencia en el país ha causado aproximadamente 2,7 millones de desplazados internos.

La violencia en el país ha causado aproximadamente 2,7 millones de desplazados internos.

La violencia continúa a pesar de las reiteradas promesas del presidente nigeriano de acabar con el problema y del despliegue de fuerzas de seguridad adicionales en la zona.

A esta inseguridad se suma la ocasionada desde 2009 por la actividad del grupo yihadista Boko Haram en el noreste y, desde 2016, de su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas inglés).

Ambos grupos han matado a más de 35.000 personas y han causado unos 2,7 millones de desplazados internos, sobre todo en Nigeria, pero también en países vecinos como Camerún, Chad y Níger, según datos gubernamentales y de la ONU.

(I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.